Con los pies en la tierra

Tomás con su coach, Damián Jaime

La Escuela de Tenis Bettina Fulco [Club Teléfonos] se enorgullece de poder contar con el mendocino y marplatense por adopción Tomás Gorvalán (18), junior rankeado N°30 a nivel nacional y quien tiene una gira internacional próxima por cumplir. Desde este fin de semana, viajará por tercera vez a Francia donde competirá en modalidad Interclubes para el Club Yvetot R.C. Posterior a esos Interclubes, también participará en otros torneos en la ciudad cercana de Rouen (Ruan) como preparación a la competencia que lo esperará en Turquía, cumpliéndose así unos cuatro meses fuera de Argentina.

El entrenamiento de Tomás está a cargo de su coach, Damián Jaime, quien lo acompaña todos los días en el Club Teléfonos.

Finalizado uno de esos tantos entrenamientos, Tomás se dispone a contar sus comienzos y las sensaciones de cara a este nuevo e importante viaje. Ahora sus zapatillas llenas de polvo de ladrillo y las Wilson Juice ya reposan tranquilas a su lado.

– ¿Cuándo empezaste a jugar al tenis y por qué lo elegiste en especial?
– Si bien nací en Mendoza, luego nos mudamos con mi familia al Chaco y viví ahí hasta los 10 años. Algunos de mis compañeros de colegio jugaban al tenis y yo, que había pasado por todos los deportes y no me convencía ninguno, me sumé a ellos.

– Y ahí no paraste…

– ¡No paré! Si bien primero no le tomé la importancia que le tengo ahora, el tenis me daba algo diferente que los otros deportes no me dieron. El tenis me completa. Después por temas laborales de mi papá nos mudamos acá a Mardel así que decidí seguir.

– ¿Considerás que el tenis es un deporte egoísta como suele decirse?
– Y lo que pasa es que es un deporte muy individual y también depende de uno mismo. Entre todo el tiempo que estás de viaje y eso, estás mucho tiempo solo… a lo sumo con tu entrenador o equipo de trabajo si sos completamente profesional. Nosotros, los chicos, se complica por la plata viajar todos juntos al principio y te las tenés que arreglar solo todo el tiempo y en lugares que no conocés.

– Entonces…
– No justifico el egoísmo, pero entiendo que se forme por tanto tiempo que uno se maneja y aprende a estar solo y convivir con uno mismo. Igual depende de los valores familiares, también.

– Y cuando estás en el exterior, ¿qué es lo que más extrañás?
– Uh… (sonríe). Y sí… la familia. Sobretodo me pasó en el primer año que viajé a Francia porque era como más chico. Pero ahora todo bien, hablo todo el tiempo por celular con mi mamá o hago skype con mi novia. No es sufrimiento porque sé que estoy ahí haciendo lo que me gusta y que lo estoy intentando.

– ¿Te sentís apoyado por tu familia?
– Sí, totalmente. Siempre les gustó que hiciera deporte y cuando se dieron cuenta de lo bien que me hacía el tenis, nunca dudaron en apoyarme en lo que sea. Todos caímos en la importancia de todo después del primer viaje que hice a Francia, a los 16, porque fue toda una inversión.

– ¿Cómo llegás de cara a esta nueva gira?
– Y esta vez es la primera que compito en Interclubes y para el club Yvetot en especial, así que será diferente en ese punto. En lo personal, me siento muy bien física y tenísticamente. Tengo muchas ganas de dar todo.

Tomás, listo para su gira y con los pies en la tierra.

La charla con Tomás es amena, se trasluce su pasión y dedicación al deporte. El tenis realmente le hace bien. “Estar en la cancha, jugar… me desconecta de todo. Aunque tenga un día malo, venir acá al club ya me cambia por completo. Me renueva”, diría más adelante.
Mar del Plata de otoño regala atardeceres temprano y la entrevista ya casi llega a su fin. A pesar de eso, una pregunta no podía faltar y más aún cuando tiene tatuado en una de sus piernas un reconocido logo :

¿ A quién admirás del circuito profesional, quién es tu ejemplo?
– (Risas) El tatuaje… sí, a Rafa Nadal. Por toda la garra que pone en la cancha, la mentalidad que tiene es increíble. A pesar de lo que todos digan siempre, él la lucha y la lucha y más teniendo lesiones que lo frenaron varias veces. Estoy seguro que va a volver con todo.

Tomás habla de Rafa con entusiasmo y confiesa haber comprado el libro autobiográfico que el mallorquín sacó hace unos años. “Lo voy a leer durante todo el viaje en el avión”, afirma sonriendo.
Sin dudas, es un joven que comprende el deporte y quiere vivir por y para él. Sumado al apoyo de sus familiares, amigos y novia, Gorvalán tiene un largo camino por recorrer con plena consciencia y los pies en la tierra, como lo demuestra en su esencia.

Por Lucila Morinigo | Entrevista realizada en abril del 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s