Editorial: “Un camino duro, un objetivo claro”


La formación de un buen deportista es una tarea que demanda empeño, pasión y actitud pedagógica porparte de quienes la llevan a cabo. No basta con tener nociones del deporte que se enseña sino que es necesario conocer perfectamente cual es el camino correcto por el que se debe guiar a quien ha confiado en nosotros.
La mayoría , por no decir todos los chicos que se inician en la práctica de una disciplina deportiva, en este caso el tenis, lo hace impulsado por el legítimo derecho a soñar con ser un jugador (a) profesional.
Como docentes es nuestro deber darle a cada uno las mismas herramientas y un tratamiento igualitario .
En ocasiones, es con ACTITUD que un jugador (a) puede acercarse a aquellos a los que naturalmente les sobra TALENTO, pero no son pocas las oportunidades en las que se llega a superar a los que inexplicablemente teniéndolo lo despilfarran; digo esto desde mi experiencia personal después de 14 años como jugadora profesional en el circuito de la WTA.
Por lo tanto mi propuesta de trabajo y la del grupo de profesionales que conforman nuestras escuelas, se basa en lograr jugadores bien formados técnicamente, con espíritu ganador, que amen el tenis y respeten sus reglas.

BETTINA FULCO

Anuncios